Editorial

Febrero 2022

El 2021 fue un año de características complejas, en el que se hicieron presentes los rigores de una pandemia que aún no cesa, que ha exigido a todos alterar de manera radical nuestras prácticas cotidianas en todos los campos, y que en nuestro caso, ello se ha traducido, entre otras expresiones, en un incremento de las actividades apoyadas en las Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC, en cada uno de los procesos institucionales. Esto conllevó a considerar, por ejemplo, la importancia de no perder, en medio de ese trasegar de procesos apoyados en las TIC, el componente humano de las relaciones inter personales propias de la educación y a resaltar el hondo sentido humanista del Éthos de la Universidad.

Así mismo fue muy significativo para nuestra institución el impacto nacional que tuvo el paro iniciado en abril 28, y que implicó la presencia de nuevos modos de participación en el escenario público, una alta vinculación de jóvenes con reclamos y mensajes que no debemos dejar de lado, entre otros.

La gestión que realizamos en 2021 se esmeró en dar cumplimiento a los propósitos trazados en el Plan Estratégico de Desarrollo de nuestra Universidad y en el Direccionamiento estratégico de la Facultad.

Lo conseguido y sintetizado en este informe, se soporta en los informes de Escuelas y dependencias de la Facultad, y se explica por el trabajo tesonero del Consejo de la Facultad, así como de los Comités que lideran en la misma temas misionales, a la dedicación de cada docente, funcionario y directivo que me acompañan en la tarea de hacer de la nuestra Una Facultad para el siglo XXI, y al invaluable y constante apoyo de la Dirección Universitaria.

 

 

Atentamente,

JESÚS ALBERTO HERNÁNDEZ SILVA

DECANO