Estudiante de Doctorado en Ciencias Biomédicas obtiene premio de literatura latinoamericana

Natalia Jiménez Cardozo, egresada del programa de Medicina y Cirugía y de la Maestría en Ciencias Biomédicas de la Universidad del Valle fue acreedora al premio de literatura infantil El Barco de Vapor, por su novela ‘No es un país, es un mundo’. El Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor es convocado anualmente por la Fundación SM (España) con el fin de promover la creación de una literatura para niños que fomente el gusto por la lectura y transmita, con calidad literaria valores humanos, sociales, culturales o religiosos que ayuden a construir un mundo digno. Este premio está abierto para escritores de Latinoamérica.

 

Actualmente Natalia es profesora de farmacología en los niveles de pregrado y posgrado de la facultad de Ciencias de la Salud de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, además de estar cursando el Doctorado en Ciencias Biomédicas de la Facultad de Salud de la Universidad del Valle, donde recientemente presentó su candidatura de grado.

 

Respecto a sus numerosas ocupaciones Natalia se refiere a que en la base de todo lo que realiza en el diario vivir siempre ha estado la narrativa, es decir, tanto para explorar un fenómeno natural físico o químico, como para abordar una conversación con alguien o dar un dictamen médico, la narración siempre ha estado inmiscuida. O, en palabras de ella, “Hay que buscar ese hilo que está conectando todas las las situaciones y ese hilo requiere la narración”.

natalia-jimenez.JPG

A Natalia desde pequeña le ha gustado todo este mundo literario, pero fue hasta el 2017 que empezó a producir cómic y novela gráfica. “Empezamos a hacer novela gráfica y cómic para bien, o sea, para hacer más visibles ciertos temas estéticos y éticos, políticos de las enfermedades raras y huérfanas.” La estudiante de Doctorado comenta que ha trabajado con una genetista de la Universidad Javeriana llamada Paula Margarita y con Eduardo Castrillón, quién es un psiquiatra. De esta manera han generado los contenidos, ella los escribe y recibe la retroalimentación a estos mediante un grupo de investigación. 

 

A esto se le denomina “Medicina gráfica”, que son contenidos gráficos alrededor de las preguntas sobre alguna enfermedad, sobre la fragilidad, sobre la discapacidad, temas relacionados con la medicina. Este movimiento aparece desde hace unas décadas, pero es 10 años atrás cuando comienza ha tomar mucha fuerza en el occidente. Natalia comenta que su trabajo recae principalmente en temas como las enfermedades raras y huérfanas.

Natalia Jiménez agradece el poder haber hecho su pregrado y sus posgrados en la Universidad del Valle ya que esta le ha servido como un espacio de formación en donde pudo ver y entrar a un gran “laboratorio de la humanidad” debido a que, según ella, la Universidad le permitió estar en contacto con la periferia del país. “La Universidad pública te permite tener compañeros que no están en tu ciudad, ni que provienen de grandes cascos urbanos, la mayoría proviene de zonas alejadas y lugares rurales, como por ejemplo del piedemonte amazónico, gente que viene de la Guajira, de todos los lugares de Colombia, que viene con unas unos relatos y unas historias de país muy interesantes”.

 

El premio se entregó el pasado miércoles, 7 de abril en Bogotá, en una ceremonia que contó con la participación de Felipe Buitrago Restrepo, ministro de Cultura; Diana Patricia Restrepo, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia; Pablo Andrés Fernández, director de la Fundación SM Colombia, y Juan Pablo Pérez, director general de SM Colombia.

 

Más Información: natalia.jimenez@correounivalle.edu.co